Un escrito de acusación de la Fiscalía de España se dio a conocer este viernes contra Shakira. La artista de ‘Te Felicito’ está envuelta en una situación judicial por, presuntamente, defraudar al ministerio público con la evasión de 14 millones de euros (más de 60 mil millones de pesos colombianos).

Su equipo legal había mantenido conversaciones con la Fiscalía para alcanzar un acuerdo que rebajara la pena que podría corresponderle, pero la cantante rechazó la última oferta, pues, asegura que es inocente.

Con su decisión, la colombiana ahora deberá ir a juicio y enfrentar los cargos que le formulen las autoridades. 

El ministerio público presentó su escrito de acusación ante el juzgado que instruye el caso ante los indicios de que desde 2012 residía en España y, por lo tanto, estaba obligada desde entonces a tributar en este país.


La cantante, que ya ha devuelto los 14,5 millones que le exigía la Agencia Tributaria española y otros tres de intereses -lo que no impide que se siente en el banquillo-, está encausada a raíz de una querella que la Fiscalía de Barcelona presentó contra ella por seis delitos contra la Hacienda pública.

Por tal motivo, pide ocho años y dos meses de cárcel. También, exige que page una multa de 23 millones de euros (más de cien mil millones de pesos colombianos), un valor superior al que se le acusa de evadir.

En un comunicado, Shakira aseguró, tras rechazar un acuerdo con las autoridades, que ha optado por “dejar el tema en manos de la ley, con la tranquilidad y la confianza de que la justicia le dará la razón”.

Pese a que acusación y defensa no alcanzaron un acuerdo de conformidad, lo que no habría evitado que Shakira se sentara en el banquillo, la cantante aún podría pactar con la Fiscalía hasta el mismo día del juicio.


Su voluntad siempre ha sido seguir adelante en el proceso penal, sin conformarse con una rebaja de la condena que podría corresponderle, destaca el comunicado.

De acuerdo con medios locales, se llegaría a un extremo si la artista ingresa a prisión, pues otros casos similares de evasión de impuestos han logrado acuerdos.

Por ejemplo, el colombiano Radamel Falcao fue señalado de no pagar unos seis millones de euros mientras jugaba en el Atlético de Madrid. El futbolista aceptó los cargos de fraude fiscal y debió cumplir una multa de nueve millones de euros (40 mil millones de pesos colombianos al cambio actual).

De igual forma, Cristiano Ronaldo acordó pagar multas, en lugar de ir a la cárcel. De hecho, ya lo habían condenado a dos años de prisión, pero las autoridades judiciales españolas reemplazaron la medida porque no tenía antecedentes penales. Así que, entre las sanciones y los impuestos con los que debió ponerse al día, transfirió unos diez millones de euros (unos 45 mil millones de pesos colombianos).