Penélope Cruz es una de las artistas más reconocidas a nivel internacional. El pasado fin de semana la actriz habló con Jordi Évole para su programa. El motivo no era otro que rendir un homenaje a la película ‘Belle Époque’, que marcó un antes y un después. Para ello reunió a sus protagonistas y al director de la obra, Fernando Trueba. Junto a él estuvieron las mujeres protagonistas de esta película:  Penélope Cruz, Maribel Verdú, Miriam Díaz Aroca y Ariadna Gil.

Curiosamente, Penélope Cruz y Maribel Verdú no han vuelto a trabajar juntas en casi 30 años. Es su esperado reencuentro. Reunido con tantas artistas, todas ellas mujeres, el catalán sacó a relucir el tema del Mee Too, un movimiento iniciado en redes sociales con el objetivo de poner fin a las agresiones y acoso sexual que distintas mujeres han vivido en distintos ámbitos de sus vidas.

Maribel Verdú rompe su silencio 

Este movimiento que ha generado tanta expectación y repercusión en todo el mundo, apenas se ha notado en España. “Aquí no ha explotado el Me too. ¿No ha pasado en España?”, preguntaba el presentador a sus invitadas. Una cuestión a la que primeramente quiso responder Trueba: “Yo creo que eso era en el pasado sobre todo. Cuando entré en el cine, se contaban historias de este y del otro, pero que pertenecían más a los años 60 y 70”, explicaba. No estaba tan de acuerdo con Maribel Verdú, quien contestó tajante: “Existe gente que abusa de su poder, en nuestra profesión y fuera de ella. Gente muy importante me ha vetado hasta en diez películas por negarme a hacer portadas”, aseguraba, dejando completamente sorprendidos a todos los allí presentes.

La actriz compartió con los presentes sus experiencias. “A mí de pequeña me pasó, denuncié y puse juicio. Fueron mis padres al juicio por mí, claro, porque yo era menor de edad. Yo me atreví, pero entiendo a las personas que no se atrevieron”, señalaba, dejando entrever que son muchos los casos que no se han dado a conocer por miedo de las víctimas.

Ya siendo una gran actriz, también se enfrentó a un directo de producción en un despacho. “Pasó algo muy fuerte y tuve que ir a por dos compañeros para ver si quería repetir lo que a mí me había dicho delante de ellos. Esa persona se quiso morir. Con ellos delante no se atrevió. Yo de esas he vivido así”, zanjaba.

Asegura que todo esto se tiene que saber y cambiaría radicalmente la historia del mundo cinematográfico. “A mí no me ha pasado, pero sé de gente que ha hecho esto, esto y lo otro… Dices: ‘madre mía, el día que esto salga’”, sentenciaba.